Volver

Volver. Con la frente marchita. Volver. Con Vera entre el teclado. Ya no llevo la cuenta de los días que hace que no escribo. Pero que no escribo de verdad, de escribir cogiendo un boli. Pues ya ni te cuento los meses que hacía que no abría un ordenador. Es que se merece que lo haga. El acontecimiento digo. Yo antes me pasaba horas y horas buscando cosas por internet. Cosas que me picaban la curiosidad, que me gustaban. De hecho, creo que buscar es lo que más me gusta en este mundo. Pues ahora me paso horas y horas mirando a Vera. Y es que he sido mamá. Uish. Lo leo y todavía me cuesta creerlo. A ver, que lo vuelvo a escribir por si acaso. He sido mamá. Noviembre pasado nos llegó con un embrión bajo el brazo. Y que embarazo he pasado. Por dios. Que gozada. Me quedaría embrazada treinta veces, porqué me he sentido la mujer más guapa de mi barrio. De verdad lo digo. He tenido las sensaciones más bonitas y creo que lo he disfrutado. A mi manera, buscando, trabajando, no parando… Pero de golpe te das cuenta que la preñamienta dura 9 meses. Que luego el bombo bonito se difumina. Que se va, vaya.

La llegada de Vera ha sido como ella. Tremenda, brillante, apoteósica. La llegada me ha mirado con ojos grandes, con ganas de conocer. Han sido casi tres meses muy duros. Encontrarme a mi misma como madre y conocer a Vera ha sido realmente duro. Pero como soy una suertuda, he tenido unos acompañantes de viaje que ( graciasdiosmio) no me han hecho caer en la locura,y por esa suerte, ahora mismo estoy completamente enamorada. Y eso que me considero un poco malamadre. Porqué no he sentido amor profundo en el minuto uno. Porqué he tenido momentos de “ufenquefollónmehemetido”. Porqué he deseado desaparecer, coger el coche y irme a Estocolmo, por ejemplo. Porque he gritado a la persona que más quiero. Porqué he echado de menos a mis amigas del alma. Porque Vera me ha mirado con ojos de ” me caes mal”. Porque me he sentido exhausta, perdida. Soy un poco malamadre si. Y ahora me apetece mucho tener dos tardes para hacer lo que me de la gana. Y me apetece salir y tomarme algo con mis amigas. Y irme de compras, y volver a buscar. Volver al blog. Ah, y todo eso sin hija.

Pero también me apetece quererla mucho. Darle el pecho y que me mire. Me apetece olerla, olerla mucho porque lo que dicen de “oler como un bebé” es del todo cierto. Y Vera huele requetebién. Ahora me viene en gana tenerla mucho en brazos, siempre que ella quiera y sin parar. Me apetece pasear con la mochila, salir a andar y respirar mientras ella respira. Creedme, que yo nunca he sido muy sentimental, pero con eso esquenosepuede. Me apetece estar todos los ratos del mundo viendo cómo lo descubre. Me apetece. Y punto. Me apetece oír su voz. Reírme a carcajadas. Jartarme de decirle ” ajooooo”, “ajoooooo”. Enseñarle todo lo que me gusta. Ver como se descubre las manos y las chupa sin parar. Me apetece entrar y mirar cómo duerme. Ver como entrelaza los dedos pulgar y índice. Me apetece ver como se emociona con las luces o como mira las hojas de los árboles. Me apetece estar ahí cuando tiene cólicos. Me apetece no dormir si ella quiere jugar.

Me apetecen muchas más cosas, y ahora siento que mi vida es mucho más rica con ella. Y eso que lo que más me gusta a mi es buscar. Pues ya he encontrado lo que me faltaba.

Así que vuelvo para quedarme, para seguir contando las cosas que me pican la curiosidad y compartiendo mis inquietudes, pero esta vez, tengo nueva compañera.

Os presento a Vera.

Buen Miércoles

10003359_10152356707460785_4903311862722315551_n

Anuncios

2 pensamientos en “Volver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s